El divorcio de mutuo acuerdo

ty-welch-XcbeJ4LXFIA-unsplash-2

El divorcio de mutuo acuerdo es una de las formas de disolución del matrimonio. Está opción se presenta como la mejor si atendemos a razones económicas y de tiempo, y en cierto modo de satisfacción o conformidad personal, pues son los propios implicados quienes acuerdan las condiciones del divorcio.

REQUISITOS:

El divorcio de mutuo acuerdo es una de las formas de disolución del matrimonio. Está opción se presenta como la mejor si atendemos a razones económicas y de tiempo, y en cierto modo de satisfacción o conformidad personal, pues son los propios implicados quienes acuerdan las condiciones del divorcio.

DIVORCIO JUDICIAL O ANTE NOTARIO:

El divorcio por mutuo acuerdo se puede llevar a cabo por vía judicial o ante notario.

Vía judicial:

En caso de que escojamos la vía judicial deberemos ir asistidos por abogado y procurador, que al tratarse de esta modalidad de divorcio pueden ser compartidos por ambos cónyuges. Se deberá presentar demanda de divorcio acompañada del Convenio regulador.

De oficio, el juez, revisará que lo convenido se ajusta a la ley y que no resulta gravemente perjudicial para uno de los cónyuges.

En caso de existir hijos menores intervendrá el Ministerio Fiscal, como órgano que vela por los intereses del menor, este tendrá que emitir un informe que remitirá al juez acerca de la adecuación del convenio a los intereses del menor, para la aprobación del convenio el informe deberá ser favorable.

En caso de que existan hijos mayores de edad o menores emancipados deberán dar su aprobación en aquellas medidas que les afecten.

El proceso se resolverá con una sentencia en la que se declare el divorcio, disolviendo así la relación matrimonial, y se apruebe el convenio regulador.

Ante notario:

El divorcio ante notario por mutuo acuerdo reviste una serie de particularidades frente al judicial.

En caso de existir hijos menores no emancipados o con la capacidad judicial modificada que dependan de sus progenitores no podrá recurrirse a esta modalidad, será imperativa la vía judicial.

No será necesaria la asistencia de procurador, pero sí de abogado.

En resumen, el divorcio de mutuo acuerdo es la mejor opción a la hora de disolver la relación matrimonial, cuenta únicamente con las dificultades que en ciertos casos se derivan de la necesidad de entendimiento y acuerdo entre ambos cónyuges. Es un procedimiento que necesariamente se tiene que hacer con abogado, mucho más rápido y económico que un divorcio contencioso

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

57 − 51 =