La Desheredación

La desheredación

La desheredación es una cláusula testamentaria por medio de la cual se priva de la legítima a los legitimarios, no por la mera voluntad del difunto (lo que sería ilegal, sino por concurrir una de las causas que la ley considera justas para desheredar.

Dejarles a los legitimarios solamente lo que por ley les corresponda (legítima) no es desheredarlos. Quien “solo” recibe su legítima no es, legalmente, un desheredado.
La desheredación de un legitimario ha de hacerse constar de forma expresa en testamento, indicando de forma clara quién en es el legitimario desheredado y cuál es la causa que la motiva.

La desheredación

Causas de desheredación

  • Negación alimentos sin motivo que lo justifique.
  • Maltrato de obra, psicológico, atentado contra la vida o injuria verbal grave (salvo reconciliación).
  • Amenazar u obligar al testador, con fraude o violencia, a hacer testamento, impedirle hacerlo, o forzarle a cambiarlo.
  • Incumplir grave o reiteradamente los deberes conyugales.
  • Abandono de hijos.
  • Condena por denunciar falsamente al testador, siempre que el delito denunciado en falso por el legitimario sea grave.
  • Pérdida de la patria potestad.

Además, por interpretación jurisprudencial (sentencia del Tribunal Supremo de 19/2/19), también puede llegar a entenderse justa causa para desheredar la ausencia manifiesta y continuada de la relación familiar entre causante y legitimario por causa imputable, de forma relevante y principal, a éste.

La prueba de la existencia de la causa de la desheredación, si el desheredado la niega, corresponde en juicio a los herederos designados en el testamento.

La desheredación

Los hijos o descendientes del desheredado ocuparán su lugar y adquirirán su derecho a la legítima, salvo que se trate del cónyuge viudo, en cuyo caso su legítima (usufructo) se extingue.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 2 Promedio: 5)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Cuánto es? 1 + 2 =