¿Qué es el SMAC?

¿Qué es el SMAC?

Los conflictos laborales son una de las problemáticas más comunes en el ámbito del derecho, que se encarga de resolver problemas cotidianos del hombre. Ante cualquier problema inherente al trabajo, el SMAC es un mecanismo de gran utilidad para hacer valer tus derechos laborales. ¿Quieres saber en qué consiste este? ¡Continúa leyendo!

 

¿En qué consiste el SMAC?

Antes de hablar a detalle sobre el SMAC, es pertinente conocer que, este recurso es de utilidad en la rama del derecho laboral, siendo una herramienta que los abogados laboralistas pueden utilizar dentro de sus funciones.

Respondiendo a sus siglas, se trata del Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación (SMAC). Siendo, un mecanismo ante el cual pueden rendir explicaciones las dos partes afectadas en un conflicto laboral (empleador y empleado), con esperanzas de conseguir soluciones legales y coherentes al problema en cuestión.

¿Qué es el SMAC?

De manera más específica, los problemas más comunes ante los cuales el SMAC sirve como un mecanismo de conciliación, son los siguientes:

Situaciones de despido

Las problemáticas de un despido laboral pueden desembocar en pleitos muy desagradables, especialmente cuando una empresa permite un despido injustificado. En estos casos, el SMAC es el recurso ideal para solventar el problema, especialmente porque en muchas ocasiones, un despido injustificado puede terminar en indemnización o reinserción.

Reclamación de garantías laborales

Un despido no es la única situación laboral desagradable para un trabajador. Muchas veces, las empresas mantienen a sus empleados bajo injustas condiciones salariales o de garantías, así como vacaciones o permisos no remunerados.

Un trabajador que sienta que sus derechos laborales están siendo vulnerados, se encuentra en todo el derecho de iniciar un proceso ante el SMAC. Allí, puede exponer su situación y conseguir resultados favorables en consonancia con el marco legal de la nación, que ampara sus derechos y, por supuesto, sus deberes.

 

¿Cómo iniciar un proceso ante el SMAC?

Para abrir un proceso ante el SMAC, el trabajador debe haber sufrido un despido injustificado, o haber sido víctima de una sanción, o maltrato laboral. Ante esto, lo primero que debe realizar es la inserción de la conocida ‘’papeleta de conciliación’’ ante el registro del SMAC. Cabe destacar que, esto debe realizarse antes de que pasen 20 días del inconveniente.

¿Cuál es el fin de la papeleta de conciliación?

Al redactar y presentar la papeleta de conciliación ante el registro del SMAC, se inicia formalmente el proceso de conciliación laboral. El primer paso que se da luego de esto, es la citación del representante legal de la empresa, y del trabajador a la administración SMAC, para buscar un acuerdo para el problema.

Dicha citación ante la administración, se da en un intervalo de tiempo comprendido entre los 15 y 30 días posteriores a la introducción de la papeleta de conciliación. Es importante que, la redacción de la papeleta se realice de forma coherente, y teniendo en cuenta todos los detalles del hecho ocurrido.

Si se omite algún detalle en la redacción, en el momento del acuerdo no podrá incluirse y, por ende, si se trata de un detalle importante, no habrá manera de solventarlo.

Acto de conciliación

Una vez establecida la fecha y hora de citación, es necesario que ambas partes asistan de forma puntual al acto de conciliación. De lo contrario, no existirá forma de hacer valer los derechos de alguna de las partes.

Para iniciar el proceso, ambas partes tienen que presentar un documento de identidad que, en el caso de la empresa, deben ser los documentos legales. En caso de que alguna de las partes envíe un abogado en representación, será necesario que este lleve consigo la muestra del poder notarial que lo acredite para tal fin.

¿Qué es el SMAC?

¿Qué tan efectivo es el SMAC?

El SMAC es una instancia de alta efectividad para resolver problemas laborales. Una vez que se realice la solución del conflicto, se deberá redactar un acta en donde quede constancia de los acuerdos a los que se llegaron, especialmente en el plano económico.

En caso de que la empresa no envíe un representante al acto de conciliación, o si no se logra un acuerdo amistoso, es preciso redactar un acta sin acuerdo que introduce la posibilidad de iniciar un proceso judicial. En este caso, tanto el acta, como todos los comprobantes de la omisión, deben archivarse en el historial.

Como puedes ver, el SMAC es un mecanismo que ampara al trabajador y solventa inconvenientes de forma amistosa sin tener que acudir directamente ante un tribunal o iniciar un engorroso proceso de juicio. De manera que, los conflictos claros y sencillos se pueden solventar sin mayor contratiempo mediante este valioso recurso.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 3 Promedio: 4.3)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Cuánto es? 8 + 2 =