Esta excedencia puede ejercitarse indistinta o simultáneamente por el padre o la madre, pudiendo ejercitarse por los dos simultáneamente, si bien en este caso si ambos prestan servicios en la misma empresa, el empresario puede limitar el ejercicio simultáneo por razones justificadas de funcionamiento de la empresa, y se establece para dos supuestos diferenciados:

  1. a) Para el cuidado de cada hijo, tanto cuando sea por naturaleza, como por adopción, o en los supuestos de acogimiento, tanto permanente como preadoptivo, aunque éstos sean provisionales, a contar desde la fecha del nacimiento o, en su caso, de la resolución judicial o administrativa.
  2. b) Para el cuidado de un familiar hasta el segundo grado de consanguinidad y afinidad, que por razones de edad, accidente, enfermedad o discapacidad no pueda valerse por sí mismo y no desempeñe actividad retribuida.

La excedencia por cuidado de hijos tiene  una duración no superior a tres años, desde el momento del nacimiento, en caso de maternidad/paternidad natural, o desde la fecha de la resolución administrativa o judicial por la que se constituye el acogimiento o la adopción, pudiendo iniciarse y terminarse en cualquier momento de los tres años siguientes al nacimiento del niño, e incluso disfrutarse de forma fraccionada, y en el caso de la excedencia por cuidado de familiares tendrá una duración no superior a dos años

Debe indicarse que si el trabajador opta por una duración inferior al máximo podrá prorrogar la excedencia hasta llegar a dicho máximo o incluso incorporarse antes de agotar el período expresamente solicitado. Asimismo, se permite el disfrute sucesivo de varias excedencias por esta causa, si bien cuando un nuevo sujeto causante diera derecho a un nuevo período de excedencia, el inicio de la misma dará fin al que, en su caso, se viniera disfrutando (la duración de ambas excedencias no se suma, sino que se superpone).

 

Ancla Abogados

[Total:0    Promedio:0/5]