Delito de receptación

delito de referencia

El concepto de delito de receptación tiene que ver con la acción que ejerce una persona para ayudar a los responsables de un acto delictivo a obtener beneficio del hecho al margen de la ley y además este conlleva ánimo de lucro. Aquí te contamos qué es el delito de receptación.

¿Qué es receptación?

A nivel jurídico, el verbo receptar hace referencia al acto de aprovecharse de los bienes materiales mediante un delito que haya sido cometido por un tercero. De manera que, la penalización se justifica en el hecho de ayudar a otro a cometer un ilícito, impidiendo la recuperación de los bienes sustraídos y promoviendo la comisión de nuevos ilícitos.

¿Qué es el delito de receptación?

El delito de receptación es considerado como un delito de referencia, pues no requieren la comisión previa del otro. Uno de los delitos más cercano a este es el blanqueo de capitales. A pesar de ser un delito que se presenta con frecuencia, el delito de receptación casi no es conocido.

En el artículo 298.1 del Código Penal se establece que la receptación ocurre cuando un individuo, teniendo conocimiento del delito contra el patrimonio o el orden socioeconómico “en el que no haya intervenido, ni como autor ni como cómplice, ayude a los responsables a aprovecharse de los efectos del mismo (…).

Asimismo, el Código Penal agrega que quien reciba, oculte o adquiera los efectos del hecho estará cometiendo receptación, por lo que se le aplicará pena de prisión de seis meses a dos años.

Características del delito de receptación

En concordancia a los que hemos explicado en este artículo, agregamos los siguientes requisitos para que un ilícito sea considerado como delito de receptación:

  • Conducta de una persona para ayudar a perpetrar otro ilícito
  • Impide la recuperación de los bienes robados
  • Estimulan la comisión de otros delitos

Además, otro agravante sobre el delito de receptación consiste en que la finalidad consista en el tráfico de los bienes robados. Esto es contemplado en el artículo 298.2 del Código Penal.

Requisitos del delito de receptación

Para configurar el delito de receptación es necesario determinar la existencia de los elementos que se mencionan a continuación:

  • La existencia previa de un delito que altere la integridad del patrimonio o el orden socioeconómico. Esto permite que el delito en cuestión sea considerado pluri o multi ofensivo
  • No existe participación activa del acusado en el delito previo
  • Existe ánimo de lucro. Esto se deduce con base en elementos de carácter objetivo, teniendo en consideración no solo los beneficios materiales sino también los de carácter social
  • El acusado posee el conocimiento efectivo sobre la comisión del delito

¿Cuáles son los factores determinantes sobre el conocimiento por parte del acusado?

En este sentido, en el delito de receptación son factores determinantes lo siguientes:

  • Irregularidades en los procesos de adquisición o compra de bienes, ausencia de documentación y/o facturas y medios clandestinos de compra
  • Precio por debajo del establecido según los valores del mercado

Asimismo, se tiene en cuenta la explicación no creíble e incoherente del acusado con miras a justificar la posesión del bien.

Penalización del delito de receptación

Las penas dispuestas por concepto del delito de receptación consideran diversos agravantes:

  • La modalidad básica del delito de receptación comprende entre seis meses a dos años de prisión
  • El tráfico de los bienes robados es agravante de pena hacia la mitad superior
  • En caso de ser cometido en un establecimiento comercial o industrial se agrava con pena de uno a dos años.

Dependiendo de la gravedad del delito, se puede aplicar la inhabilitación para el ejercicio profesional o comercial por un periodo comprendido entre dos y cinco años. En este sentido, se contempla la clausura definitiva o temporal del establecimiento.

En caso de clausura temporal, esta no podrá superar los cinco años de sanción.

Delitos relacionados a la receptación

En resumen, analizar un delito de receptación implica tener en cuenta tres delitos similares que, de hecho, están relacionados entre sí. Hablamos de los ilícitos que distorsionan el sistema económico, como lo son la receptación, el blanqueo de capitales y encubrimiento.

El encubrimiento también se trata de un delito de referencia, pues amerita la existencia de un delito cometido previo, pero en este caso el culpable encubre y permite el beneficio de los autores del delito.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 7 Promedio: 5)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Cuánto es? 60 − 58 =