El despido objetivo: circunstancias de la empresa y el trabajador..

despido objetivo

El despido objetivo es consecuencia de una decisión unilateral del empresario motivada por unas causas objetivas, determinadas en el Estatuto de los Trabajadores y que permite al empresario extinguir el contrato de trabajo.

CAUSAS DEL DESPIDO OBJETIVO

Las causas de despido objetivo pueden deberse a circunstancias relativas al trabajador o a la empresa.

  1. CIRCUNSTANCIAS DEL TRABAJADOR

El despido objetivo, a diferencia de lo que sucede con el despido disciplinario, no depende de la conducta personal del trabajador, pero existen motivos tasados por los cuales la empresa puede despedir a un trabajador por causas que afectan al desarrollo de su trabajo y, sobre todo, a la organización de la empresa. Dichas causas son las siguientes:

  • Ineptitud del trabajador

Dicha causa viene establecida en el artículo 52 apartado a) del Estatuto de los Trabajadores. De acuerdo con dicho precepto, cuando a un trabajador le aparece una incapacidad para desarrollar su puesto de trabajo, el empresario puede motivar un despido por dicha causa, siempre y cuando cumpla con la definición de lo que se entiende por “ineptitud”. Así, el empresario puede extinguir el contrato de trabajo por ineptitud del trabajador cuando dicha incapacidad impida el desempeño de la totalidad de las funciones inherentes a su puesto y la misma es conocida o sobrevenida con posterioridad a su colocación efectiva en la empresa. La decisión extintiva está condicionada a que concurran los siguientes requisitos:

1. Una falta de aptitud para el trabajo verdadera, no disimulada, permanente y no meramente circunstancial, la cual puede ser física o psíquica siempre que le impida realizar la actividad laboral para la que se le contrató.

2. Que sea general, es decir, que afecte al conjunto del trabajo que viene desempeñando el trabajador y no sólo a algunos aspectos, debiendo afectar a las tareas propias de su puesto de trabajo. Se establece una protección a aquellos trabajadores que han sufrido una movilidad funcional, es decir, cuando se varían las funciones del trabajador no correspondientes a su grupo profesional. En este sentido, no podrá invocarse como causa de despido objetivo la ineptitud del trabajador o por no adaptarse a las nuevas funciones que le ha asignado la empresa.

3. Debe tener cierta entidad o grado, es decir, debe determinar una aptitud media inferior a la media normal de cada momento, lugar y profesión. La misma puede derivar de la pérdida de un requisito necesario o legal para el desempeño de su profesión, aunque el trabajador tenga los conocimientos, la habilidad y la posibilidad física y psíquica de llevarlo a cabo.

4. Que esa falta de aptitud no sea imputable al trabajador, es decir, que no derive de una actitud voluntaria del mismo sino que se derive de causas extrañas a la voluntad del trabajador.

5. Que sea posterior a su efectiva prestación de servicios, o que al menos el empresario la conozca con posterioridad al inicio de esa prestación.

  • Falta de adaptación a las modificaciones técnicas

Según lo establecido en el artículo 52 apartado b) del Estatuto de los Trabajadores, los avances tecnológicos y en los procesos técnicos provocan que algunos trabajadores tengan que reciclar sus conocimientos en la materia a la que se dedican para un mejor funcionamiento. Para que proceda el despido objetivo para los trabajadores que no se adaptan a las nuevas técnicas, se exige que la empresa previamente les haya facilitado la formación pertinente y un periodo de adaptación de dos meses como mínimo. Si el trabajador, a pesar de los medios puestos a disposición por la empresa, no se adapta a las nuevas demandas, entonces se entenderá justificado el despido objetivo por falta de adaptación del trabajador.

  1. CIRCUNSTANCIAS DE LA EMPRESA

La empresa puede también acudir al despido objetivo cuando concurran causas económicas, técnicas, organizativas o de producción.

  • Causas técnicas

Se entiende que concurren causas técnicas cuando exista la implantación de cambios en los medios o instrumentos de producción dentro de la empresa.

  • Causas organizativas

Concurren causas organizativas en una empresa cuando se produzcan cambios en los sistemas y métodos de trabajo del personal o en el modo de organizar la producción.

  • Causas productivas

Nos encontramos con causas productivas cuando existen cambios en la empresa por la evolución de la demanda de productos o servicios que se pretenden colocar o modificar en su puesta a disposición dentro del mercado.

  • Causas económicas

Las causas económicas son la causa del despido objetivo más común y se entiende que una empresa está en una situación económica negativa cuando existen pérdidas actuales o previstas, o bien, una disminución persistente en los ingresos o ventas durante tres trimestres consecutivos, comparándose siempre con los resultados del anterior trimestre.

En Ancla Abogados Coruña contamos con un equipo de reconocido prestigio, con más de 25 años de experiencia en el sector. En nuestro departamento de Derecho Laboral contamos con abogados especialistas en dicha materia y le ofrecemos un trato personalizado, estudiando su caso y buscando las soluciones que mejor se adapten a su caso.Si necesita hacer alguna consulta sobre el despido objetivo, con independencia de las causas, acuda a nuestro equipo de abogados en A Coruña, quienes con mucho gusto le ofreceremos nuestros servicios de asesoramiento jurídico. Para ello, póngase en contacto con el despacho de abogados de Ancla Coruña a través del correo info@anclabogados.com o del teléfono 981278633.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 7 Promedio: 5)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Cuánto es? + 68 = 71