Una persona puede estimar que ha sido víctima de delitos contra el honor cuando se ha visto ofendida o atacada moralmente. El honor es una cuestión personal y subjetiva que define la identidad de una persona.

El honor en la Constitución Española

Es importante recordar que en el artículo 10 de la Constitución Española se anuncia que:

“La dignidad de la persona, los derechos inviolables que le son inherentes, el libre desarrollo de la personalidad, el respeto a la ley y a los derechos de los demás son fundamento del orden político y de la paz social”.

La especificación anterior se complementa con el artículo 18 de la misma Constitución Española que dicta que:

“Se garantiza el derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen.”

Eso es precisamente lo que hace parte del honor de una persona; cualquier atentando contra dicho concepto puede ser considerado como un delito de honor. Hablar de los diferentes tipos de delitos contra el honor conlleva hacerlo de injuria y calumnia.

¿Qué es la injuria? Delitos contra el honor

El concepto de la injuria es el que más representa a la ofensa que puede recibir una persona. La definición de la injuria se encuentra reglamentada en el Código Penal de España, a través del Artículo 208. Dicho artículo afirma que:

“Es injuria la acción o expresión que lesionan la dignidad de otra persona, menoscabando su fama o atentando contra su propia estimación”.

Este tipo de atentando contra la dignidad de una persona entra a categorizarse como delitos contra el honor en el momento mismo que la persona que ofende a otra hace uso de medios como la prensa, radio o cualquier otro medio de comunicación.

Por eso mismo, el medio informativo también entra a tener una participación dentro de lo que supone la injuria como delito. La persona que se haya visto ofendida y haga uso de la ley para restaurar su dignidad, puede lograr una sanción contra la persona que ha menoscabado su fama. En primer lugar, este tipo de injuria se considera como leve.

De acuerdo a lo dispuesto en el numeral 4 del artículo 173:

“Quien cause injuria o vejación injusta de carácter leve, cuando el ofendido fuera una de las personas a las que se refiere el apartado 2 del artículo 173, será castigado con la pena de localización permanente de cinco a treinta días (…)”

Mientras tanto, también se considera injuria cuando el “agresor” señala que la persona ha cometido un crimen o falta grave, siempre y cuando esta consideración se realice bajo el desconocimiento de la falsedad o sin desprecio temerario de la verdad.

¿Qué es la calumnia?

Precisamente, la calumnia dentro de la categoría de delitos contra el honor toma consistencia cuando sí existe un conocimiento sobre la falsedad de la acusación que realiza alguien sobre otro. Esto es lo que indica el artículo 205 del Código Penal:

“Es calumnia la imputación de un delito hecha con conocimiento de su falsedad o temerario desprecio hacia la verdad”.

De acuerdo al mismo artículo 206 del Código Penal:

“Las calumnias serán castigadas con las penas de prisión de seis meses a dos años o multa de doce a 24 meses, si se propagaran con publicidad y, en otro caso, con multa de seis a 12 meses”.

Defender el honor por la vía civil

Ahora bien, respecto al honor civil existen otros aspectos que agreden directamente a la vida de una persona. Una cuestión es resolver un problema de injuria o calumnia por la vía penal, y otra muy distinta el solicitar la responsabilidad civil por algún hecho específico que impacta en el sector público.

A través de un proceso de responsabilidad civil, la persona que ha sido menoscabada en su fama puede pedir una indemnización económica, que igualmente puede solicitarse a través de la vía penal. Principalmente la vía civil acontece para casos de intromisión ilegítima.

¿Qué quiere decir esto? Que han sido filtrados acontecimientos o cierta información sobre tu vida privada. Ejemplos de este intromisión ilegítima son grabaciones de audio o vídeo sobre tu vida familiar o íntima, la publicación de una foto tuya o la revelación de textos como memorias, herencias o datos personales.

[Total:2    Promedio:3/5]