A la hora de presentar denuncias ante la Inspección de Trabajo suelen aparecer muchas dudas. Las principales son en torno al procedimiento (cómo hacerlo y plazos para resolver) y al anonimato (si se puede presentar una denuncia anónima).

Si estás pensando en denunciar una infracción y te encuentras en esta situación, te ofrecemos algunas de las claves del proceso, resumidas en 5 características.

1. Denunciar ante la Inspección de Trabajo

Contra lo que mucha gente piensa, este organismo no puede corregir un despido improcedente ni recuperar cantidades salariales debidas. Para ello deberás acudir al SMAC.

Por tanto, la ITSS se limitará a comprobar el cumplimiento de la legislación laboral. En caso de detectar irregularidades al respecto, sus funcionarios solicitarán al empresario que las corrija, imponiéndole las sanciones correspondientes.

El tiempo para resolver una denuncia de la Inspección de Trabajo es otro de los elementos conflictivos. La legislación laboral determina que el funcionario actuante tiene un plazo de nueve meses para contestar a tu denuncia. Sin embargo, este plazo empieza a correr desde el momento de la primera actuación. Esto, unido a la enorme carga de trabajo de la mayoría de las Delegaciones Provinciales, hace que una denuncia pueda estar pendiente de resolución durante varios meses antes de que se mueva ningún papel.

Podrías encontrarte con que tu denuncia se terminase resolviendo un año o año y medio después de que la hubieses interpuesto. Para prevenir esta situación, nuestra recomendación es que hagas constar la urgencia en tu escrito de denuncia. No obstante, ten en cuenta que el inspector de Trabajo no tiene por qué atender tu asunto preferentemente por haber indicado que se trata de un trámite urgente. Sin embargo, hacerlo siempre puede ayudar.

Otra opción es que contrates los servicios de abogados laboralistas para que agilicen tu trámite. La redacción de un buen escrito de denuncia y un seguimiento constante ayudarán a que el proceso sea más rápido.

inspeccion de trabajo

2. Hacer una denuncia anónima

Este es uno de los elementos más conflictivos en el campo de las denuncias ante la Inspección de Trabajo. Cualquier sistema de denuncias presenta una contradicción en sí mismo, ya que:

– Si resulta anónimo facilita las denuncias falsas o sin fundamento, ya que el denunciante sabe que no tiene nada que perder cuando la Inspección no detecte la irregularidad.

– Pero si no resulta anónimo dificulta el proceso de denuncia, ya que el denunciante teme que existan represalias, especialmente en un terreno como el laboral, donde su salario suele depender del denunciado.

Encontrar el equilibrio a la hora de regular el sistema de denuncias no es fácil. Por eso, la Inspección de Trabajo no está obligada a resolver denuncias anónimas.

Así que si no quieres desvelar tu identidad tienes tres opciones:

1. Utilizar el buzón contra el fraude en Internet. Paradójicamente, esta herramienta sí es anónima, al contrario que las denuncias presentadas personalmente.

2. Presentar la denuncia por medio de un representante. Nada te impide pedir a tus abogados laboralistas o al sindicato que presenten la denuncia por ti. De este modo evitarás que tu nombre se conozca.

3. Presentar la denuncia sin incluir tus datos, arriesgándote a que quede archivada.

En cualquier caso, si en tu denuncia solicitas que se guarde tu anonimato lo más probable es que el funcionario actuante no revele tu identidad al inspeccionado.

3. Procedimiento a seguir

Para presentar una denuncia ante el organismo de Trabajo basta con que redactes un escrito que contenga la descripción de los hechos en los que se produce la irregularidad.

escrito

También deberías presentar pruebas, ya que de otro modo se podría inadmitir tu denuncia. Además, en el mejor de los casos te solicitarán colaboración, por lo que si ya has presentado pruebas agilizarás el proceso. Y si además citas la normativa infringida facilitarás el trabajo del inspector, lo que acelerará todavía más los trámites.

Sin embargo, debes saber que la aportación de pruebas y la argumentación jurídica no son imprescindibles en las denuncias ante la Inspección de Trabajo.

4. Normativa de referencia

La Ley 23/2015 es la norma que regula el sistema de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social. En ella encontrarás los supuestos en los que este organismo puede intervenir, así como sus competencias. Además, aborda cuestiones tan relevantes como:

– Artículo 20.4. La publicidad de la acción de la denuncia de incumplimiento de la legislación laboral. Según este no tendrás la condición de interesado durante la inspección, por lo que solo podrás preguntar por el estado de tramitación de tu denuncia, las acciones emprendidas y los hechos acreditados.

– Artículo 20.5. Deja claro que no se tramitarán las denuncias anónimas, pese a que en la práctica puedan ser atendidas. Tampoco pueden tramitarse aquellas que coincidan con el objeto de un proceso judicial en curso.

Terminaremos informándote de que el Real Decreto Legislativo 5/2000 es la norma que regula las infracciones y sanciones en el orden social. Esta es la ley de referencia para los procesos sancionadores derivados de las denuncias ante la Inspección de Trabajo y Seguridad Social.

[Total:2    Promedio:5/5]
COMPARTE ESTA PUBLICACIÓN
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •